anuncio de lotería de Navidad

Así ha evolucionado el anuncio de lotería de Navidad durante los últimos 20 años

646 362 Alfredo
  • 0

¿Hay algo más clásico que le anuncio de lotería de Navidad?  Se acerca el día del sorteo y no podemos evitar hablar de ellos.

Imagina que llevas más de 200 años ofreciendo exactamente el mismo producto. ¿Serías capaz de seguir impresionando a tus posibles compradores con tus anuncios de Navidad? Este es el reto al que se enfrenta el anuncio de lotería de Navidad de cada año.

Un sorteo que lleva celebrándose desde 1811 y que ya ha conseguido colocar su spot entre los mejores vídeos de Navidad de 2018. La publicidad de Navidad, al igual que la de otros gigantes como Coca-Cola, es –seguramente- uno de los casos más curiosos del marketing.

¿Por qué empresas ya conocidas por todos siguen haciendo grandes inversiones publicitarias? ¿Cómo pueden ser capaces de seguir llamando la atención incluso entre quienes ya conocen el producto por completo?

El secreto, como en tantas cosas en la vida, está en saber adaptarse a las tendencias del momento. Hoy te traemos todo un ejemplo de constante superación: un repaso de cómo ha ido evolucionando el anuncio de lotería de Navidad en los últimos 20 años.

El anuncio de lotería de Navidad más clásico: “El calvo de la lotería”.

Si has visto un solo anuncio de lotería de Navidad en este período, puedes afirmar que los has visto todos, ya que prácticamente no varían.

Clive Arrindel, más conocido como “el calvo de la lotería”, estuvo repartiendo suerte en nuestros televisores desde 1999 hasta 2005, siempre con la misma música, el mismo protagonista y el mismo mensaje, sin apenas intervención del locutor.

¿Cómo podía funcionar este tipo de anuncio durante tanto tiempo? La clave, precisamente, estaba en la insistencia. Uno de los principales valores de la lotería de Navidad es la tradición, y este anuncio se convirtió en parte de esa tradición.

A toda Navidad le faltaba algo hasta que el bueno de Clive aparecía en nuestras pantallas. El anuncio no sólo despertaba en la audiencia los valores tradicionales del Sorteo Extraordinario de Navidad, sino que su presencia cada año ya era prácticamente uno de esos valores en sí mismo.

Todo un bombazo en una época como la Navidad, en la que generalmente somos más sensibles a los valores tradicionales.

La época abstracta de los anuncios de lotería de Navidad: 2006-2013

Renovarse o morir. Esto debieron pensar los responsables del anuncio de la lotería de Navidad. “El calvo de la lotería” era toda una institución, pero los tiempos cambian, el peso de la tradición va variando, y las personas que compran lotería de Navidad pueden tener otros motivos.

No hace falta ser un genio para descubrir que, aparte de la tradición, el principal aliciente de la lotería es el premio y la posibilidad de cumplir nuestros sueños con él. Así, se pasó de mostrar a personas en situaciones comunes, a utilizar metáforas oníricas, no siempre fáciles de entender:

El problema, aparte de la complejidad de los anuncios, es que –por si fuera poco-el rumbo no terminaba de estar claro. Era evidente que se trataba de potenciar la vinculación entre comprar lotería de Navidad y cumplir tus sueños, pero los creadores de estos anuncios de Navidad podían mostrártelo mediante babosas acuáticas de la misma manera que una canción con Raphael y Monserrat Caballé:

En resumen, esta fase es muy fácil de reconocer: son todos aquellos anuncios raros de lotería. Puede que no fuese la época de más éxito publicitariamente hablando, pero a veces es necesario probar un enfoque equivocado para dar con el correcto.

El storytelling: cómo convertir tu publicidad en uno de los mejores anuncios de Navidad.

Posiblemente, el anuncio de lotería de Navidad del año 2014 marcaría un antes y un después en la forma de publicitar el sorteo. En ese año, se nos presentaba por primera vez una historia concreta: la de Manu, un pobre hombre que deja de comprar lotería justo el año en el que habría sido premiado, y su buen amigo, Antonio, que decide comprarle el billete y guardárselo.

Desde este momento, el mensaje de la campaña ha sido distinto: compartir el premio como valor a resaltar. Sin embargo, el éxito no se debía al mensaje, sino a la viralidad del anuncio. Los publicistas de la lotería de Navidad comprendieron, muy hábilmente, que el producto ya es completamente conocido, y que no hace falta explicarle a nadie que puede ayudarle a cumplir sus sueños.

Lo único que el Sorteo necesita para triunfar es recordarle a la gente que existe. Y, ¿cómo se consigue esto? Estando continuamente en la red y los demás medios, es decir, viralizando. Simplemente necesitaban hacer una historia atractiva, fácil de recordar y, sobre todo, que incite a compartirlo. Y vaya si lo consiguieron.

Por ello, desde entonces, se recurre al storytelling, esa técnica de contar historias concretas y fáciles de recordar, que ha dado lugar a anuncios de Navidad tan buenos como el de Danielle (un spot de alrededor de 20 minutos en 2017) o el vídeo de Navidad de 2018, un guiño a la película El día de la marmota, que recurre al humor para ser memorable y viralizar.

En definitiva, la historia de los anuncios de Navidad es la de todo un proceso de adaptación, probando diferentes mensajes y formatos hasta dar con el storytelling como técnica de branding adecuada. Un ejemplo del que estamos obligados a tomar notar.

Si necesitas servicios de una agencia seo formada por profesionales, no dudes en consultar nuestra página web.

Dejar una Respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.